Etapa escolar

En la etapa escolar, el crecimiento es lento y estable y  por ello, disminuyen las necesidades nutricionales y el apetito. Aumenta la influencia de los amigos y medios de comunicación.


Igualmente, es necesaria la supervisión de refrigerios que los niños puedan comprar con su dinero, ya que son ricos en grasas, azúcares refinados y bajos en nutrientes.


Fomentar un desayuno adecuado (lácteo, farináceo, fruta) para permitir una buena actividad intelectual y física.
En función del desayuno realizado planificar una toma a media mañana (recreo), evitando el consumo habitual de bollería industrial, bebidas azucaradas (zumos, refrescos)
Evitar una comida copiosa ya que posteriormente produce somnolencia.
Realizar una merienda equilibrada evitando los picoteos  y las calorías vacías.
En la cena se deben aportar aquellos alimentos no ingeridos durante el día.


Algunas propuestas para el menú de cada día (descargar en PDF)




Descargar PDF

Descargar PDF

Descargar PDF

Es muy  importante que la familia coma junta en un ambiente agradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario