Prevenir la obesidad



En España, en los últimos 15 años, se ha triplicado el número de niños con obesidad infantil.
La causa se atribuye básicamente al cambio de hábitos:

Alimentación: se ha abandonado el consumo de frutas, verduras, legumbres y pescado, en favor de la comida rápida, las "chuches", la bollería y las bebidas endulzadas.

Sedentarismo: las actividades físicas tradicionales se están cambiando por la televisión y los videojuegos.





Si cada día los niños cumplieran con la siguiente propuesta seguro que la obesidad infantil descendería.





Cinco raciones entre frutas, verduras y hortalizas, estas últimas se recomienda consumirlas tanto frescas como cocinadas.


Dos horas máximo de pantallas. Aquí se incluyen cualquier tipo de pantallas: ordenador, televisión , play, móvil, wii...


Una hora de ejercicio.


Y casi ninguna ración de bebidas dulces y/o alimentos considerados superfluos (limitados a tres o cuatro a la semana como máximo).



Superfluos

En muchas ocasiones los padres de niños con sobrepeso nos piden en la consulta una "dieta" para su hijo.

Es importante incidir en:

  • Que el objetivo no es necesariamente perder peso. Puede ser suficiente con no ganarlo al mismo ritmo en el que se estaba ganando hasta ahora. El niño esta en pleno crecimiento y esto nos puede ayudar a conseguir un peso mas adecuado (mejorar el Índice de Masa Corporal)
  • Que la clave esta en cambiar y mantener los hábitos tanto de alimentación como de actividad física.
  • Que los tres primeros pasos pueden ser:
      • Dar variedad a la alimentación diaria consumiendo: lácteos, verduras y hortalizas, proteicos (carne, pescado y huevos) farináceos (pan, arroz, pasta, patata, legumbres...) frutas y aceite de oliva.
      • Aumentar la actividad física.
      • Pactar y controlar la alimentación superflua. En el siguiente póster están representados los más frecuentes en nuestro medio y que en la mayoría de los casos son la causa de ese aumento de peso.






Para facilitar el control, nuestra propuesta es utilizar estos vales. Se trata de entregar al niño tres o cuatro vales a la semana, por ejemplo el sábado,  y cada vez que quiera un alimento superfluo (ver poster) deberá entregar un vale. Puede gastarlos a lo largo de la semana como y cuando quiera pero una vez agotados no podrá consumir ninguno de esos alimentos hasta que vuelva a disponer de los  vales (el sábado siguiente).



Ejemplo 10Descargar PDF

No hay comentarios:

Publicar un comentario